<< >> Inicio Contenidos


1. Introducción

La Constitución Sacrosanctum Concilium fue el primer documento aprobado por los Padres conciliares. «Primicia del Vaticano II»[1] la ha llamado el Papa Juan Pablo II. Se trata ciertamente de uno de los documentos principales del Concilio. Dentro del gran horizonte de renovación para el Pueblo de Dios que abrió la asamblea conciliar no podía dejar de tener un lugar especial la vida litúrgica. Así, la iniciativa de esta importante Constitución tiene su origen en el deseo de renovar la vida litúrgica, a la vez que fomentarla[2], en continuidad con la Tradición viva de la Iglesia, a fin de que todos sus hijos puedan participar de ella con mayor provecho espiritual.

Con la Sacrosanctum Concilium se destacó de manera singular el valor central que la liturgia tiene en la vida de la Iglesia y en la vida del cristiano. Como afirma el Santo Padre: «La Constitución ilustra bien el motivo de esta centralidad, situándolo en el horizonte de la historia de la salvación. Frente a las múltiples formas de oración, la liturgia tiene una estructura propia, no sólo porque es la oración pública de la Iglesia, sino sobre todo porque es verdadera actualización y, en cierto sentido, continuación, mediante los signos, de las maravillas realizadas por Dios para la salvación del hombre. Esto es verdad particularmente en los sacramentos, y de modo muy especial en la Eucaristía, en la que Cristo mismo se hace presente como sumo sacerdote y víctima de la nueva alianza»[3].

A treinta años de clausurado el Concilio Vaticano II no podemos menos que alegrarnos por los muchos frutos que se han producido a partir de su impulso renovador. Entre ellos, quizá el más visible sea la renovación litúrgica[4].

[1] Juan Pablo II, Sacrosanctum Concilium, Ángelus, 12/11/1995, 1.

[2] Ver SC, 1.

[3] Juan Pablo II, Sacrosanctum Concilium, Ángelus, 12/11/1995, 2.

[4] Así lo pone de manifiesto la Relación final del Sínodo extraordinario sobre el Concilio Vaticano II de 1985: «La renovación litúrgica es el fruto más visible de toda la obra conciliar» (Relación final, II,B,b,1).


<< >> Inicio Contenidos

La versión electrónica de este documento ha sido realizada por VE Multimedios. Derechos reservados (©) VE Multimedios™.

VE autoriza la reproducción total o parcial del presente documento sin modificación alguna y manteniendo la integridad de su sentido, pidiendo que se consigne la fuente: "Brazzini Díaz-Uffano, Mons. Alberto,  Sacrosanctum concilium. Alcances y perspectivas, en Vigencia y Proyección del Concilio Vaticano II, VE, Lima, 1996, pp. 59-77".