<< >> Up Título Contenidos


QUINTA PARTE
Bajo el dinamismo del espíritu

El Espíritu de Jesús Resucitado habita en su Iglesia. él es el Seńor y dador de vida. Es la fuerza de Dios que empuja a su Iglesia hacia la plenitud; es su Amor, creador de comunión y de riqueza; es el Testigo de Jesús que nos envía, misioneros con la Iglesia, a dar testimonio de él entre los hombres.

Queremos ser dóciles a esta fuerza y a este amor. Por eso, impulsados por él buscamos la comunión, deseamos ser servidores del hombre, enviados al mundo para transformarlo con los dones de Dios.

Y, pensando en nuestras tareas y planes pastorales, deseamos poseer la creatividad del Espíritu, su dinamismo para hacer del hombre latinoamericano un hombre nuevo, a imagen de Cristo Resucitado, portador de la nueva esperanza para sus hermanos.



<< >> Up Título Contenidos