<< >> Up Título Contenidos


Dedicatoria

Este libro lo he escrito para ti: joven, estudiante, soldado, empleado, obrero, profesional, casado, mujer.

Otros libros te enseñarán cosas útiles para la vida. Éste te enseñará a vivir felizmente. Te enseñará a vivir felizmente, porque te enseñará a vivir cristianamente, y nadie es en este mundo más feliz que el buen cristiano.

Ni el placer, ni el dinero, son capaces de hacer feliz una conciencia intranquila. Pueden existir personas llenas de cosas materiales, pero si carecen de fe les falta razones para vivir. Sin ilusión y sin esperanza, no se puede ser feliz en la vida. Muchos son desgraciados porque no conocían lo que aquí se dice; o si lo conocían, no lo quisieron practicar.

Pero, además, este libro no sólo te hará feliz en esta vida, sino también en la otra.

Jesucristo nos dice en su Evangelio que de nada le sirve al hombre ganar todo el mundo y gozarlo todo, si después se condena eternamente.

Si te salvas, serás feliz eternamente. Si te condenas, serás eternamente desgraciado. En tus manos está lo uno y lo otro.

La salvación eterna es el asunto más importante que hay que resolver en este mundo. Para ayudarte a ello, he escrito este pequeño libro.

Pero este libro no sólo te sirve a ti. Servirá también a tus hijos.

Si quieres que tus hijos te respeten, te obedezcan y no te hagan amarga la vida, no dejes de enseñarles cuanto se dice aquí.

Por eso creo que el mejor obsequio que puedo hacerte es darte aquí todo lo que es necesario para ser un buen cristiano.

Este libro es actual en el sentido de que ha procurado recoger las enseñanzas, orientaciones y prácticas pastorales que en el seno de la Iglesia han llegado a una maduración. No se trata de divulgar las corrientes de pensamiento que, aunque puedan ayudar en un proceso de clarificación, todavía no han obtenido una madurez en el Magisterio de la Iglesia. Este libro quiere ser totalmente fiel al Magisterio de la Iglesia.

Por otra parte no olvides que tú eres una célula del Cuerpo Místico de Cristo, que es la Iglesia. Si tu vida espiritual es pujante, enriqueces la santidad de la Iglesia; en cambio, viviendo en pecado eres una célula cancerosa, serás como un tumor en el seno de tu Madre. El que peca, no sólo se hace daño a sí mismo, sino que perjudica también a los demás. Y el que se santifica, no sólo se aprovecha él, sino que ayuda también a los demás.

Este libro puede ayudarte mucho. No te contentes con leerlo de corrida. Léelo una y otra vez, y pon en práctica lo que te enseña. Si así lo haces, serás más feliz en esta vida, y después también en la otra. Que el Señor te bendiga, como yo te lo deseo.


<< >> Up Título Contenidos

La versión electrónica de este documento ha sido realizada por VE Multimedios. Derechos reservados (©) VE Multimedios™.

El texto en versión electrónica puede ser reproducido sin modificación alguna y manteniendo la integridad de su sentido, siempre que se mencione que ha sido realizado por VE Multimedios™.