>>


DISCURSO INAUGURAL

Ema. Rvdma. Juan Landázuri Ricketts
Cardenal Arzobispo de Lima y Primado del Perú
Copresidente de la Segunda Conferencia
General del Episcopado Latinoamericano

Medellín, 26 de agosto de 1968


INTRODUCCIÓN

Dilectos hermanos en el Episcopado, apreciados amigos y colaboradores:

Iniciamos en estos momentos la Segunda Conferencia General del Episcopado Latinoamericano. Es un paso más de nuestra historia religiosa; es una nueva oportunidad porque el Señor está presente en esta coyuntura[1].

En el signo de la unidad ha vivido la Iglesia de América Latina momentos cumbres, expresando desde hace siglos, lo que hoy, en lenguaje conciliar, denominamos la colegialidad episcopal.

Ya en el primer siglo de la evangelización de América Latina los Obispos se reunieron en distintas ocasiones. Bajo la guía de Santo Toribio de Mogrovejo se estudiaron y se aplicaron las directivas de un Concilio: el de Trento.

En épocas más recientes, manifestando la unidad de intereses pastorales, el Episcopado Latinoamericano ha vivido dos acontecimientos de suma importancia eclesial. Me refiero al primer concilio plenario celebrado en Roma y a la primera conferencia general del ocurrida en Río de Janeiro.

Una vez más, a la luz del Concilio Ecuménico Vaticano II, en las nuevas y especiales condiciones de nuestros países, volvemos a reunirnos. Y esta vez, con la circunstancia providencial de la presencia de Pablo VI que ha inaugurado esta Segunda Conferencia General.

Nos hemos reunido no sólo por la fuerza de un pretérito pastoral, no sólo con la inquietud de este presente que nos interroga, sino principalmente con la esperanza de un futuro mejor para nuestros hermanos, los hombres.

Por ello, no podemos en estos instantes, dejar de formularnos tres preguntas: ¿Qué somos? ¿Para qué estamos reunidos? ¿Cuál va a ser nuestra actitud?

[1] Ver Lumen gentium, 48b.


>>

La versión electrónica de este documento ha sido realizada por VE Multimedios. Derechos reservados (©) VE Multimedios™.

El texto en versión electrónica puede ser reproducido sin modificación alguna y manteniendo la integridad de su sentido, siempre que se mencione que ha sido realizado por VE Multimedios™.