<< >> Up Título Contenidos


Lib. II, Oda X. Rectius vives

Si en alta mar, Licino,
no te engolfares mucho, ni temiendo
la tormenta, el camino
te fueres costa a costa prosiguiendo,
entre la demás gente
sabrosa vivirás y dulcemente.
Que quien con amor puro
la dulce medianía ama y sigue,
está libre y seguro
de las miserias en que el pobre vive,
y carece de grado
del palacio real, rico, envidiado.
Que, al fin, más cruda guerra
el viento hace al pino más crecido;
la torre viene a tierra
cuanto es más alta con mayor ruido:
los montes ensalzados
más veces de los rayos son tocados.
En los casos aviesos
no pierde la esperanza ni confía
en los buenos sucesos
el ánimo, que está de noche y día,
para ser combatido,
de templanza y valor apercibido.
Con lluvia y noche escura,
si el cielo se escurece, él se serena;
no, si falta ventura
agora, ha de durar siempre la pena;
que Apolo ya su musa
despierta, ya del arco y flechas usa.
En las dificultades
te muestra de animoso y fuerte pecho;
y en las prosperidades,
cuando el favor soplare, más derecho,
recoge con buen tiento
la vela, que va hinchada con el viento.


<< >> Up Título Contenidos

La versión electrónica de este documento ha sido realizada por VE Multimedios. Derechos reservados (©) VE Multimedios™.

El texto en versión electrónica puede ser reproducido sin modificación alguna y manteniendo la integridad de su sentido, siempre que se mencione que ha sido realizado por VE Multimedios™.