<< >> Up Título Contenidos


Lib. I, Oda XXIII. Vitas himnuleo

Rehúyes de mí esquiva,
cual el corcillo, ¡oh Cloe!, que llamando
la madre fugitiva
por montes sin camino va buscando,
y no sin vano miedo
de la selva y del viento nunca quedo.
Porque si o la venida
del céfiro las hojas meneadas
eriza, o si ascondida
la verde lagartezna las trabadas
zarzas movió, medroso,
con pecho y con pie tiembla sin reposo.
Pues yo no te persigo
para despedazarte crüelmente,
o cual tigre enemigo,
o cual león en Libia. Finalmente
deja, ya casadera,
el seguir a tu madre por doquiera.


<< >> Up Título Contenidos

La versión electrónica de este documento ha sido realizada por VE Multimedios. Derechos reservados (©) VE Multimedios™.

El texto en versión electrónica puede ser reproducido sin modificación alguna y manteniendo la integridad de su sentido, siempre que se mencione que ha sido realizado por VE Multimedios™.