<< >> Up Título Contenidos


Égloga IX. Lícidas, Meris

Lícid- ¿A dó, Meri, los pies te llevan ahora?
¿Por caso vas adonde va el camino?
¿Por ventura a la villa vas tú agora?
Mer.- ¡Oh Lícida! Por nuestro mal destino
habemos a ver vivos allegado
lo que en el pensamiento nunca vino.
A que nos diga un malo apoderado
de nuestras heredades, sin mesura:
«Id fuera, que esto todo a mí me es dado».
Y ansí- ¡que se le vuelva en desventura!-
le envío triste agora estos corderos,
pues todo lo trastorna la ventura.
Lícid.- Oyera yo que desde los oteros
de do vienen cayendo los collados,
hasta del agua y haya los linderos,
Que todos estos pastos y sembrados
por medio de sus versos y poesía
fueron a tu Menalca conservados.
Mer.- Oiríaslo, que ansina se decía.
Mas versos entre armas pueden tanto
como contra el león el ciervo haría.
Y si ya la corneja con su canto
a fenecer los pleitos como quiera
no me inclinara de contino tanto;
Si desto ya avisado no estuviera,
por cierto ten que agora ni este amigo
tuyo ni mi Menalca vivo fuera.
Lícid.- ¡Ay! ¿Cabe tal maldad ni en enemigo?
¡Ay! Casi nuestras fiestas acabadas,
Menalca, y nuestros gozos ya contigo,
¿Quién hiciera en las fuentes enramadas?
¿Quién cantara a las Ninfas de contino?
¿Quién sembrara con flores las majadas?
¿O los versos que ayer con arte y tino
a la Amarili hurté calladamente,
cuando conmigo a solazarse vino?
«Títiro, en cuanto vuelvo prestamente
las cabras apacienta, y, en paciendo,
llévalas a la pura y fresca fuente.
Llévalas, y al llevar ten cuenta yendo
no enojes al cabrón, porque, enojado,
hiere mal con el cuerno acometiendo».
Mer.- O lo que para Varo no acabado,
mas lleno de primor y de dulzura,
cantaba deleitando monte y prado:
«Los cisnes tu loor -si Mantua dura,
si Mantua de Cremona, ¡ay!, mal vecina-
cantando, subirán en grande altura.
Lícid.- Ansí huya tu enjambre de malina
árbol, ansí las ubres tu vacada
con pasto bueno ensanche a la contina.
Di, si te acuerdas de algo, que me es dada
la flauta a mí también, y de mi canto
me dicen los pastores les agrada.
Bien que no les doy fe, ni daré en cuanto
no merezco del Varo ser oído,
mas, como entre los cisnes ánsar canto.
Mer.- En eso mismo estoy embebecido
si pudiese tornallo a la memoria,
que no merece ser puesto en olvido.
¿Qué pasatiempos hallas o qué gloria
en las ondas? ¡Oh! Aquí ven, Galatea,
a do de sus esmaltes hace historia;
A do el verano bello hermosea
y pinta la ribera, pinta el prado
y todo en derredor cuanto rodea.
Aquí el álamo blanco, levantado,
hace sombra a la cueva deleitosa,
aquí teje la vid verde sobrado;
Aquí hace la vid estanza umbrosa.
Aquí, pues, ven ya, y deja que en la arena
golpee a su placer la mar furiosa».
Lícid.- ¿Y lo que yo te oyera una serena
noche? Que si los versos hora olvido,
su tono en mis orejas siempre suena:
«Dafni, ¿qué miras, todo convertido
a los antiguos signos? Que más bella,
que otra más bella luz ha aparecido.
Mira cuál sale y sube la alta estrella
de César, con la cual se goza el trigo,
y las uvas colora en la vid ella.
Enjiere con aquesta luz que digo,
enjiere, Dafni, los perales luego;
tus nietos cogerán el fruto amigo».
Mer.- Hace la muerte en todo tiempo entrego,
y del gusto también que yo solía
largos soles pasar en canto y juego,
Y agora, ya gastada la alma mía,
en demás de mil versos que me olvido,
la voz misma me huye y se desvía.
Primero de los lobos visto he sido;
mas cien veces aquesto todo arreo
te será de Menalca referido.
Lícid.- Con achaques dilatas mi deseo,
y el mar se calla agora sosegado,
y ni resuena el viento, según veo.
Sus murmullos los aires han echado,
y es éste el medio espacio; que aparece
adonde el Bianor está enterrado.
Aquí sentados, pues, si te parece,
cantemos; aquí asienta los corderos,
que en la villa estarás cuando anochece.
Y si temes algunos aguaceros
al venir de la noche, ansí cantando
iremos más alegres y ligeros.
El camino el cantar irá aliviando,
y yo te aliviaré de aqueste peso,
por que cantemos yendo caminando.
Mer.- Pon, Lícida, ya fin a este proceso;
hagamos lo que hacemos de presente,
que el tiempo y la sazón de todo eso
es cuando aquél tornare a estar presente.


<< >> Up Título Contenidos

La versión electrónica de este documento ha sido realizada por VE Multimedios. Derechos reservados (©) VE Multimedios™.

El texto en versión electrónica puede ser reproducido sin modificación alguna y manteniendo la integridad de su sentido, siempre que se mencione que ha sido realizado por VE Multimedios™.