<< >> Título Contenidos


Capitulo XXIV:
Escalon veinte y quatro, de la mansedumbre y innocencia, no naturales, sino adquiridas; y tambien de la malicia.

Antes del sol sale la luz de la mañana; y antes de la humildad precede la mansedumbre; como nos lo declaró la misma luz (que es el Señor) quando dixo[150]: Aprehended de mí que soy manso y humilde de corazon. Justo es pues y conforma à la orden antural gozar de la luz antes del sol, para que mas claramente podamos despues vér el mismo sol; pues a él nadie puede vér sino ve primero esta luz, como se colige de lo dicho.

Mansedumbre es conservarse el anima en un mismo estado sin alguna perturbacion, assi en las honras como en las deshonras. Mansedumbre es en las perturbaciones y afflictiones del proximo hacer oracion por él con summa compasion. Mansedumbre es una roca alta que esta sobre el mar de la ira, en la qual se deshacen todas sus ondas furiosas, sin caer y sin inclinarse mas à una parte que à otra. Mansedumbre es firmeza de la paciencia, puerta de la charidad, ministra del perdon, confianza en la oracion, argumento de discrecion; porque el Señor como dixe el Propheta[151], enseñara à los mansos sus caminos; y es tambien aposento del Spiritu Sancto, según aquello que está escripto[152]: Sobre quién reposará mi espiritu, sino sobre el humilde y manso, y que tiemble de mis palabras? Mansedumbre es ayudadora de la obediencia, guia de los hermanos, freno de los furiosos, vinculo de los ayrados, ministra de gozo, imitacion de Christo, condicion de Angeles; prision de demonios, y escudo contra las amarguras del corazon.

El Señor reposa en el corazon de los mansos; mas el anima del furioso es aposento del enemigo. Los mansos heredan la tierra: ò por mejor decir, serán señores della; mas los hombres locos y furiosos seran destruídos y desechados della. El anima mansa es silla de la simplicidad; mas el anima ayrad, es casa y aposento de malicias.

El anima del manso recibirá las palabras de la sabiduría; porque el Señor enderezará en el juicio à los mansos: ò por mejor decir, en la virtud de la discrecion. La causa deste es; porque tal anima por medio de su quietud y tranquilidad está muy dispuesta y aparejada para ser enderezada y alumbrada del Spiritu Sancto.

El anima recta es familiar compañera y esposa de la humildad; mas la mal es hija moza y loca de la sobervia. Las animas de los mansos serán llenas de sabiduría: mas en el anima de los ayrados moran las tinieblas y la ignorancia. El ayrado y el dissimulado se encontraron, y no se halló palabra recta entre ellos. Si abrieres el corazon del primero, hallarás locura; y si el del segundo, hallarás maldad.

La simplicidad es un habito y disposicion del anima, que caresce de variedad, y no sabe que cosa es perversa intenciom, ni es movida con algun pensamiento. Malicia es astucia, ò por mejor decir, maldad de demonios, agena de verdad; la qual siempre piensa de sí que no es entendida de los otros. Y dixe que es maldad de demonios; porque peccar con malicia es peccar, no por flaqueza, ni por ignorancia, como suelesn peccar comunmente los hombres; sino por election y voluntad deliberada, como peccan los demonios, que toda su astucia emplean en buscar como hacer mas mal. Hypocresía es estando contrarios à la disposicion del cuerpo y del anima, lleno de sospechas y malas invenciones; porque el hypocrita en todo se contrahace, queriendo parescer otro del que es, sospechando de los otros que son tales como él.

Innocencia es disposicion y estado del anima alegre y segura, y libre de toda sospecha, y astucia; porque al verdadero inocente, assi no lo sospecha de nadie. Rectitud es intenciom del anima agena de curiosidad, affecto entero y sin corrupcion, palabra sencilla y sin ningun fingimiento ni artificio, y una limpissima naturaleza de animo, que apartado de toda malicia, trabaja por conservarse en aquella primera pureza en que fue criado, comminicandose à todos, y mostrandose affable y caritativo à todos.

Malicia ò malignidad es perversion de la verdadera rectitud, intencion engañada, dispensacion infiel y no conforme à justicia, juramento artificioso con palabras falsificadas, profundidad de pensamientos subtilissimos, y perversissimos abysmos de engaños, mentira acostumbrada y convertida en habito, sobervia hecha ya como naturaleza, contradiction de la humildad, fingimiento de la penitencia, alexamiento del llanto, odio de la confession, deffension del proprio juicio y voluntad, causadore de caídas, y estorvadora del levantamiento dellas, sufrimiento de injurias, artificio dissimulado, gravedad loca, religion fingida, y vida endiablada.

El malo es semejante al demonio en el hecho y en el nombre; porque assi lo llamó el Señor en la oracion que él instituyó, quando dixo[153]: Libranos del malo. Huyamos pues del despeñadero del fingimiento, y del lago de la malicia y astucia, oyendo la sentencia de aquel que dixo[154]: Los que maliciosamente viven serán destruídos; y assi como la verdura de las yervas desfallecerán presto; porque estos son pasto de los demonios. Assi como Dios es charidad, assi tambien es rectitud è igualdad; y por esto dixo el Sabio en los Cantares, hablaqndo con él[155]: Los rectos son los que te aman. Y el Padre deste mismo Sabio dixo en un Psalmo[156] : Bueno es, dulce y recto el Señor: Y assi dice que salva à los que participan este mismo nombre, diciendo que hace salvos à los rectos de corazon[157]. Y en otro lugar[158]: Justo es dice el Señor, y amador de justicias, y sus ojos tiene puestos en la rectitud è igualdad.

La primera propiedad de los niños quando comienzan à crescer, es simplicidad, libre de toda variedad: la qual mientras tuvo aquel primer Adám no vió la desnudéz de su anima, ni la torpeza de su carne. Buena es y bienaventurada aquella simplicidad natural con que algunos nascen; pero mucho mas bienaventurada y excellente es aquella, que desterradad de toda malicia, con tabajos y sudores se alcanzó: porque aquella primera es la que está guardada y apartada de todas las perturbaciones, y de toda multiplicidad y variedad de negocios: mas esta es engendradora y sustentadora de una altissima humildad y mansedumbre. Y à aquella primera no se debe muy grande galardon: mas à esta segunda debese premio incomparable.

Todos los que deseamos alcanzar el espiritu del Señor, lleguemos à él como discipulos à maetro para aprehender dél: y esto con grandissima simplicidad, y sin ningun fingimiento, ni variedad, ni malicia, ni curiosidad. Porque como él sea purissimo y simplicissimo, assi quiere que sean simples è inocentes los que vienen à él: y nunca jamás verás la simplicidad apartada de la humildad.

El malicioso es adivino mentiroso, el qual piensa que por las palabras en tiende los pensamientos, y por el habito, figura y movimientos de l cuerpo imagina que penetro todos los intentos y secretos del corazon. Ví algunos hombres rectos aver aprendido à ser maliciosos de la compañia y exemplo de los malos; maravilléme de vér como pudieron estos perder tan presto la condicion natural con que nascieron, y allende desto el privilegio de la gracia.

Aqui es de notar que os rectos facilmente pueden caer; mas los perversos difficultosamente pueden mudarse y alcanzar la verdadera rectitud. Verdad es que la peregrinacion, y la subjection, y la guarda de la boca pudieron muchas veces maravillosamente mudar y curar muchas cosas que parescieron incurables. Si la ciencia ensobervece à muchos, mira si por ventura se sigue de aqui que la simplicidad y ignorancia podrá humillar à otros.

Y si quieres un verdadero documento, y un cierto dechado y fin desta sancta simplicidad, pon los ojos en aquel bienaventurado Paulo el simple, discipulo de Sant Antonio; porque tan grande y tan apresurado aprovechamiento entre los Monges cono fue este, ninguno lo vió, ni lo oyó, ni por ventura lo verá.

El Monge simple es un juemento racional obediente: el que lleva su carga perfectamente hasta ponerla en manos del que le guia. No contradice el animal al que lo ata, ni el anima recta al que la manda: sigue al que la trae como él quiere, y hasta que la maten no sabe contradecir. Difficultosamente entran los ricos en le Reyno de los cielos[159]; mas los locos, sabios en esta virtud de la simplicidad, entran facilmente. Las caídas hacen muchas veces templados à los malos, quando son hombres avisados, dandoles salud è innocencia casi contra su voluntad. Trabaja con todas tus fuerzas por engañar à veces tu prudencia y sabiduría, desestimandola y subjectandola al parescer de los otros; y haciendo esto hallarás salud y rectitud en Jesu Christo nuestro Salvador.

[150]Matth. 11

[151]Psalm. 24

[152]Isai. 66

[153]Matth. 6

[154]Prov. 2

[155]Cant. 1

[156]Psalm. 24

[157]Psalm. 7

[158]Psalm. 10

[159]Matth. 19


<< >> Título Contenidos

La versión electrónica de este documento ha sido realizada por VE Multimedios. Derechos reservados (©) VE Multimedios™.

El texto en versión electrónica puede ser reproducido sin modificación alguna y manteniendo la integridad de su sentido, siempre que se mencione que ha sido realizado por VE Multimedios™.