<< >> Título Contenidos


Capitulo XI:
Escalon undecimo, de la loquacidad, ò demasiado hablar

Diximos en el capitulo precedente quan peligroso juicio es el juzgar à los proximos, y como tambien alcanza parte deste vicio à los varones espirituales que juzgan á otros: aunque mas propiamente se podra decir ser ellos juzgados y atormentados con su propria lengua. Agora será razon declarar en pocas palabras la causa y la puerta por donde este vicio sale y entra.

Loquasidad es silla de vangloria, por la qual ella se descubre y sale à plaza. Loquacidad es argumento cierto de poco saber, puerta de defraction, madre de las truhanerias, official de mentiras, perdimiento de la compuncion, causadora de la pereza, precursor del sueño, destierro de la meditacion, y destruícion de la guarda de sí mismo.

Mas por el contrario el silencio es madre de la oracion, reparo de la distraction, examen de nuestros pensamientos, atalaya de los enemigos, incentivo de la devocion, compañero perpetuo del llanto, amigo de las lagrimas, despertador de la memoria de la muerte, pintor de los tormento eternos, inquisidor del juicio divino, causador de la sancta tristeza, enemigo de la presumpcion, esposo de la quietud, adversario de la ambicion, acrescentamiento de la sabiduria, obrero de la meditacion, aprovechamiento secreto, y secreta subida à Dios, segun aquello que esá escripto[96]: El varon justo assentarse ha en la soledad, y callará, porque levatará a sí sobre sí. El que conosce sus peccados enfrena su lengua; mas el que es parlero, aun no se ha conoscido como se debe conoscer. El estudioso amador de silencio llégase à Dios, y assiste siempre delante dél en lo secreto de su corazon; y assi por él familiarmente alumbrado y enseñado.

El silencio de nuestro Salvador puso admiracion y reverencia à Pilato que lo juzgaba; como dicen los Evangelistas[97]. La voz baxa y callada, assi como es conforme al animo humilde, assi tambien es contraria y destruidora de la vanagloria. Una palabra dixo Sanct Pedro [98], y lloró despues de averla dicho; porque se acordó de aquello que está escripto[99]: Yo dixe: guardare mis caminos, para no peccar con mi lengua; y del otro que dixo[100]: Como el caer de lo alto, es caer de la propria lengua.

No quiero tratar mucho desta materia, aunque las muchas astucias deste vicio me incitaban à ello. Hablando conmigo un gran varon (cuya autoridad valia mucho para conmigo) de la quietud de la vida solitaria, decia que este vicio se engendraba de una destas cosas: conviene saber, ò del mal habito o costumbre del mucho hablar (porque como la lengua sea un miembro corporal, siempre entiende en aquello en que esta habituada) ò nasce tambien de la vanagloria (que es amiga de hablar) y no menos tambien de la hartura del vientre; porque el mucho hablar siempre anda junto con el mucho comer.

Por donde muchos despues que con trabajar refrenaron el vientre, facilmente pudieron refrenar la lengua. El que se occupa en la memoria de la muerte, corta las palabras demasiadas; y el que ha alcanzado la virtud del llanto, huye tambien del mucho hablar, como de fuego. El que ama la quietud de la soledad, cierra la boca; y el que huelga de salir en público, y tratar con los hombres, este vicio lo saca de ssu celda.

El que ha sentido ya el ardor de aquel altissimo y divino fuego del Spiritu Sancto, assi huye el trato y compañia de los hombres del siglo, como el abeja del humo. Porque assi como el humo hace daño à las abejas, assi la compañia de los hombres al proposito y espiritu del recogimiento. De pocos es hacer que el agua del rio vaya derecha, si no tiene madre por do corra, y riberas que lo detengan; pero de muy pocos es detener la lengua y domar este monstruo tan poderoso.

[96]Tren. 3

[97]Joan. 19

[98]Matth. 26

[99]Psalm. 38

[100]Eccles. 20


<< >> Título Contenidos

La versión electrónica de este documento ha sido realizada por VE Multimedios. Derechos reservados (©) VE Multimedios™.

El texto en versión electrónica puede ser reproducido sin modificación alguna y manteniendo la integridad de su sentido, siempre que se mencione que ha sido realizado por VE Multimedios™.