<< >> Título


Capítulo 32
Cántico de Moisés

1. Advierte, cielo, hablaré;

escuche la tierra palabras de mi boca.

2. Aguárdese, como lluvia, mi sentencia,

y desciendan como rocío, mis palabras;

así como nubada sobre grama,

y así como nieve sobre prado.

3. Porque el nombre del Señor he llamado:

"¡Dad magnificencia a nuestro Dios!"

4. Dios, --verdaderas sus obras,

y todos sus caminos, juicios[74];

Dios fiel, y no hay injusticia,

justo y recto Señor.

5. ¡Han pecado! --¡No a él![75]--

hijos vituperables,

generación torcida y perversa.

6. ¿Esto al Señor retribuís?

¿Así pueblo necio, y no sabio?

¿No él mismo, tu padre, te adquirió,

y te hizo y te formó?

7. Acordaos de días de siglo;

ponderad año de generaciones con generaciones;

pregunta a tu padre y te anunciará;

a tus ancianos, y te dirán.

8. Cuando repartía el Altísimo gentes,

como diseminaba hijos de Adán;

fijó lindes de gentes según número de ángeles de Dios[76]

9. Y fue hecho parte del Señor, pueblo suyo, Jacob;

lienza de su heredad, Israel.

10. Bastóle en el desierto,

en sed de ardor, en tierra sin agua;

rodeóle y enseñóle

y guardóle como pupila de ojo.

11. Cual un águila ha cubierto su nido,

y sobre sus hijuelos anhelado;

desplegando sus alas acogióles,

y tomóles sobre sus hombros.

12. Señor, sólo condújolos,

y no había con ellos dios ajeno.

13. Alzóles sobre la fuerza de la tierra:

nutrióles con frutos de los campos;

amamantáronse con miel de peña

y con aceite de árida peña.

14. Crema de vaca y leche de ovejas

con grosura de corderos

y de carneros, de hijos de toros y cabrones,

con grosura de riñones de trigo,

sangre de uva bebía vino[77].

15. Y comió Jacob y hartóse, y recalcitró el amado;

engrasóse, arrecióse, dilatóse,

y abandonó a Dios al que le hizo,

y apartóse de Dios su salvador.

16. Irritáronme en ajenos[78];

en sus abominaciones exacerbáronme,

17. Inmolaron a demonios, y no a Dios;

a dioses que no conocieron;

nuevos y recientes vinieron,

que no conocieron sus padres.

18. A Dios que te engendró, has abandonado,

y olvidádote del Señor, que te nutrió.

19. Y vio el Señor, y encelóse;

y se irritó por la ira[79] de sus hijos e hijas;

20. Y dijo: "Apartaré mi rostro de ellos,

y mostraré qué será de ellos en los postreros días;

porque generación perversa es,

hijos en quien no hay fe en ellos.

21. Ellos me han encelado con un no-Dios;

irritádome en los ídolos de ellos;

y yo los encelaré con un no-gente,

con gente insensata los enfureceré.

22. Porque fuego se ha enardecido de mi furor:

arderá hasta el infierno abajo;

devorará tierra y frutos de ella;

inflamará fundamentos de montes.

23. Juntaré sobre ellos males,

y con mis dardos guerrearé contra ellos.

24. Deshechos de hambre

y de presa de aves; y

retracción[80] insanable;

dientes de fiera enviaré contra ellos;

con furor de los que se arrastran por la tierra;

25. De fuera los dejará sin hijos la cuchilla;

y dentro de los hogares el temor;

el joven con la doncella,

mamante al par con anciano[81].

26. Dije: "Dispersaréles;

borraré de entre los hombres la memoria de ellos.

27. Si no[82] por la ira de enemigos, porque no duraran mucho,

porque no presumieran los adversarios;

que no dijeran: "Nuestra mano la excelsa,

y no el Señor ha hecho todo esto."

28. Gente perdida de consejo es;

y no hay en ellos juicio.

29. No han pensado en entender;

esto ponderen para el venidero tiempo:

30. ¿Cómo perseguirá uno a millares,

y dos batirán a miríadas,

si Dios no los ha vendido,

y el Señor entregádolos?

31. Que no son como nuestro Dios, sus dioses

y nuestros enemigos, insensatos.

32. De la vid de Sodoma[83] su vid,

y su guía de Gomorra;

su uva, uva de hiel;

racimo de amargura para ellos.

33. Furor de dragones su vino

y furor de áspides insanable.

34. ¿No tengo, he aquí, esto yo guardado

y sellado en mis tesoros?

35. En día de venganza retribuiré,

cuando vacilare el pie de ellos;

porque cerca el día de perdición para ellos;

y sobreviene ya lo preparado para vosotros.

36. Pues juzgará el Señor a su pueblo,

y en sus siervos se consolará;

porque los ha visto disueltos,

y desfallecidos en acometida,

y postrados.

37. Y dijo el Señor: "¿Dónde están sus dioses

en quienes confiaban, en ellos?

38. cuya grosura de las hostias de ellos comíais,

y bebíais el vino de sus libaciones.

Levántense y socórrannos

y háganseos amparadores.

39. Ved, ved que yo soy,

y no hay Dios, fuera de mí:

yo mataré y vivir haré;

heriré y yo sanaré,

y no hay quien haya arrebatado de mis manos.

40. Porque alzaré al cielo mi mano.

y juraré por mi diestra, y diré: "Vivo yo por los siglos."

41. Porque afilaré como relámpago mi cuchilla,

y empuñará juicio mi mano,

y volveré venganza a mis enemigos

y a los que me aborrecen, retribuiré.

42. Embriagaré mis dardos de sangre;

(y mi cuchilla comerá carne),

de sangre de occisos y cautiverio,

de cabezas de príncipes enemigos."

43. Regocijaos, cielos, a par de él

y adórenle todos los ángeles de Dios;

regocijaos gentes, con su pueblo,

y confórtense en él, todos los hijos de Dios;

porque la sangre de sus hijos ha vengado;

y vengaráse y retribuirá venganza a sus enemigos;

y a los que aborrecen, retribuirá,

y purificará el Señor la tierra de su pueblo."

44. Y escribió Moisés este cantar en aquel día, y enseñólo a los hijos de Israel. Y vino Moisés y habló todas las palabras de esta ley a las orejas del pueblo, él y Josué el hijo de Nun. 45. Y acabó Moisés todas estas palabras hablando a todo Israel. 46. Y díjoles: "Atended de corazón a todas estas palabras que yo os conjuro hoy; lo que mandaréis a vuestros hijos, guardar y hacer todas las palabras de esta ley. 47. Pues no es palabra vacía ésta para vosotros; porque ésta es vuestra vida, y por esta palabra viviréis largos días sobre la tierra, a la que vosotros pasáis el Jordán allí, para poseerla."

48. Y habló el Señor a Moisés en aquel día diciendo: 49. "Asciende al monte, al Abarim: este monte Nebo, que está en tierra de Moab, contra la faz de Jericó; y mira la tierra de Canaán que yo doy a los hijos de Israel en posesión; 50. y muere en el monte a que subes, allí y júntate con tu pueblo, del modo que murió Aarón, tu hermano, en Hor, el monte, y se juntó con su pueblo; 51. porque desconfiasteis de mi palabra, en los hijos de Israel, en el "agua de la contradicción", Cadés, en el desierto de Sin; por esto, porque no me santificasteis en los hijos de Israel; 52. frente a frente verás la tierra, y allí no entrarás, en la tierra que yo doy a los hijos de Israel."

[74] Justicias.

[75] Pues han dejado de ser suyos, por sus iniquidades.

[76] H. V. "de los hijos de Israel."

[77] Hecha vino.

[78] Dioses.

[79] Ofensa.

[80] De nervios, con parálisis.

[81] Perecerán.

[82] Fuera por la ira... borraría yo de entre los hombres...

[83] Vides y frutos vanos.


<< >> Título