<< >> Título


Capítulo 13
De los pseudo profetas y seductores.

1. Si se levantare en ti un profeta o soñador de sueños, y te diere una señal o prodigio, 2. y sobreviniere la señal o el prodigio que te ha hablado; y dijere: "Vamos y sirvamos a dioses ajenos que no conoces"; 3. no escucharás las palabras de aquel profeta o soñador, pues os tienta el Señor, vuestro Dios, para ver si amáis a vuestro Dios de todo vuestro corazón y de toda vuestra alma. 4. En pos del Señor, vuestro Dios, iréis y a éste temeréis, y sus mandamientos guardaréis y su voz escucharéis, y a él serviréis y a él adheriréis. 5. Y aquel profeta o aquel soñador muera: pues ha hablado para apartaros del Señor, vuestro Dios, el que os sacó de tierra de Egipto, el que os redimió de la servidumbre --para lanzarte del camino que te ha mandado el Señor, tu Dios, andar en él; y quitarás el mal de en medio de ti mismo. 6. Y si te incitare tu hermano, hijo de tu madre, o tu hijo, o hija o mujer la de tu regazo, o un amigo, igual a tu alma, secretamente diciendo: "Vamos y sirvamos a dioses ajenos"; que no has conocido tú y tus padres, 7. de entre los dioses de las gentes de las en torno tuyo, las cercanas a ti o de las lejos de ti, de extremo de la tierra a extremo de la tierra; 8. no consentirás con él; no le atenderás, ni tu ojo le perdonará para apiadarte y ocultarle; 9. sino que, denunciando le denunciarás: tus manos serán sobre él en primer lugar, para matarle, y las manos de todo el pueblo después. 10. Y le lapidarás, que muera: pues buscó apartarte del Señor, tu Dios, el que te sacó de tierra de Egipto, de casa de servidumbre. 11. Y todo Israel, oyendo, temerá y no seguirá ya haciendo según esta palabra la mala en medio de ti. 12. Y, si oyeres que en una de las ciudades que el Señor, tu Dios, te da para habitar allí, dicen: 13. "Han salido hombres prevaricadores de ti y apartado a todos los que habitan en su tierra, diciendo: "Vamos y sirvamos a dioses ajenos", que no conocéis; 14. inquirirás y preguntarás y escudriñarás muy mucho; y he aquí cierta claramente se ha hecho la palabra: esta abominación en ti; 15. arrebatando arrebatarás a los habitadores de aquella ciudad en matanza de cuchilla; con anatema la anatematizarás y todo lo en ella y todo el ganado de ella; 16. y todos sus despojos juntarás en sus calles, y quemarás la ciudad en fuego, y todos sus despojos en público, ante el Señor, tu Dios; y será inhabitable por el siglo; no se reedificará más. 17. Y no se adherirá nada del anatema a tu mano; para que vuelva el Señor del furor de su ira, y te dé piedad, y se apiade de ti y te multiplique, del modo que juró a tus padres; 18. si escuchares la voz del Señor, tu Dios, para guardar todos sus mandamientos, cuantos yo te mando hoy, para hacer lo agradable a los ojos del Señor, tu Dios.


<< >> Título